Halitosis: causas y tratamientos

El mal aliento es una afección bucal que afecta a una gran parte de la población. Todos a lo largo de nuestra vida hemos sufrido este problema, aunque existe un grupo de pacientes que sufren esta patología de forma crónica.

 

Aunque en España se ha detectado una caída de esta dolencia en los últimos años, principalmente por la sensibilización de la población sobre la relevancia de los cuidados de higiene oral, todavía existen muchas personas que sufren este trastorno.

 

Aunque este problema puede ser desmoralizador, o vergonzoso, desde tu dentista Valencia te recomendamos mencionarlo siempre que vengas a consulta para averiguar su causa y ponerle solución.

 

¿Te interesaría descubrir más acerca de esta afección bucal? A continuación, te damos las claves más relevantes acerca de la halitosis.

 

Qué es la halitosis

La halitosis, también conocida como el mal aliento, es una afección crónica que provoca que un individuo emita un conjunto de olores desagradables por su boca.

 

Actualmente existen personas que confunden esta afección con momentos puntuales del día cómo, por ejemplo, el aliento matutino o el mal olor provocado por comer alguna comida pesada o muy especiada pero que, una vez limpia la boca desaparecen. El mayor síntoma de la halitosis conlleva un olor persistente y que no desaparece después de cepillarse, usar el hilo dental o enjuagarse la boca con flúor.

Causas comunes de la halitosis

También es bastante frecuente que quién sufre de halitosis no se dé cuenta. El mal aliento puede ser causado por tres razones:

 

  • Origen bucal: cuando hay halitosis es por la proliferación de bacterias que se alojan en la boca. Estas bacterias provocan necrosis o putrefacción y llevan al mal aliento. A la mala higiene, se unen otros factores que contribuyen a empeorar esta afección como, por ejemplo:

 

– La saburra lingual (la capa blanquecina que se crea por encima de la lengua)

– Enfermedades de las encías (gingivitis, periodontitis, etc.)

– El exceso de salivación

– La xerostomía o sequedad de la boca

– La estomatitis (inflamación de la mucosa que recubre la boca)

– Piercings linguales

– Deficiencia de vitamina C

 

  • Origen gástrico: las personas que tienen problemas estomacales en ocasiones suelen sufrir halitosis a causa del reflujo o las úlceras

 

  • Origen respiratorio: los casos de halitosis por factores respiratorios son muy excepcionales. Normalmente se deben a una sinusitis mal curada y al hecho de respirar incorrectamente por la boca

 

  • Nutrición:  la nutrición es uno de los factores que más afectan a la halitosis. Entre los alimentos más comunes que provocan el mal aliento están:

– El ajo

– El brocoli

– La cebolla

– Los lácteos

– Las especias

Una vez digeridas, estas sustancias llegan al torrente sanguíneo y este absorbe sus aceites, más tarde los transporta a los pulmones, de forma que el olor se emite a través del aliento hasta que se eliminan por completo del cuerpo. Durante la digestión, el olor puede volver por el esófago y emitirse al hablar o respirar.

 

  • Estilo de vida: el tabaco es una de las mayores causas de halitosis. ¿Por qué?

– Por el olor característico del tabaco y sus componentes: la nicotina, el alquitrán y múltiples aditivos. Estas sustancias se reparten por los dientes, la mucosa y la lengua, provocando el mal aliento.

– Agrava la xerostomía (sequedad de la boca): el tabaco reseca la boca e impide que la saliva realice sus funciones de limpieza y de regulación del PH. La sequedad bucal también agrava la irritación de las mucosas de la boca, lo que aumenta las posibilidades de sufrir llagas.

 

Cómo podemos evitar el mal olor de nuestra boca

La mala higiene siempre se ha identificado como fuente de halitosis, por lo que, uno de los principales métodos para evitar el mal aliento es una buena limpieza dental diaria, que conste de: cepillado de los dientes, uso de seda dental y la limpieza regular de la lengua, más que centrarse en el empleo de enjuagues orales o aerosoles para camuflar el mal aliento.

También puede resultar efectivo:

  • Evitar comidas con exceso de condimentos o los alimentos que provocan mal aliento
  • Dejar de fumar
  • Evitar el consumo de café
  • Evitar las dietas con muchas proteínas o con pocas calorías
  • No consumir alimentos con mucha grasa
  • Beber mucha agua para evitar la sequedad bucal
  • Respirar por la nariz en lugar de por la boca

 

Posibles tratamientos para la halitosis

Como hemos visto anteriormente existen diversas causas que provocan esta afección. Desde la Clínica Dental Doctor Moreno te recomendamos acudir a visitarnos para analizar el problema y descubrir las posibles causas que originan esta patología. Nuestro equipo estará encantado de atenderte. Contacta con nosotros y pide tu cita ya.

 

0 comentarios

¿Qué te ha parecido?

Responder